lunes, 30 de julio de 2012

Se hizo la luz?

Independientemente de lo que hayan declarado Angel Carromero y Aron Mudig en referencia al accidente donde perdieran la vida Osvaldo Payá Sardiñas y Harold Cepero, declaración en la que se autoincriminan y pide incluso el sueco perdón al pueblo cubano etc, etc, etc, todos sospechamos como fueron obtenidas esas declaraciones, quien haya sufrido en carne propia el terror que son capaces de desplegar las hienas castristas sabe el infierno en el que viven estos dos seres humanos, y la presión a que han estado sometidos con tal de presentar al mundo un testimonio que desafortunadamente será el que oficialmente quedará para la historia, estaba urgida la dictadura castrista para hacerlo, el muerto pesa demasiado, la familia no acepta los hechos y estamos hablando de Cuba, país en el que todo el mundo sabe que no se respeta el derecho sencillamente porque no existe.
Lo cierto es que la verdad sobre este lamentable hecho es poco probable que algún día la sepamos, aúnque la viuda de Payá tenga acceso a los documentos del proceso e incluso a los testigos, penderán sobre ellos siempre como espada de Damocles las amenazas veladas y el lenguaje subliminal con el que fueron acosados durante estos diez días que demoró en salir al claro la versión oficial del hecho.
También queda claro, para quienes no lo saben, o se hacen los tontos y se dedican al doble juego de la diplomacia apoyando al tirano publicamente, pero viendo como sacan lasca del deterioro de la situación cubana y tratan subrepticiamente de ir colando sus peones para cuando el momento llegue, que la familia Castro, no admite doble juego no perdona a quien trate de hacerlo, ni cede espacio alguno, queda diáfano, cristalino y transparente que no será la iglesia ni mucho menos España quienes impongan condiciones en Cuba, que son unicamente ellos, los Castro quienes deciden que, quien, como y cuando se hace. Estos dos extranjeros "incautos" serán los mejores exponentes de como se maneja en Cuba la justicia, servirán de escarmiento y freno para quienes pretendan en el futuro jugar con la cadena intentando no tocar al mono.

No hay comentarios: