domingo, 23 de mayo de 2010

Nota de prensa de La Convención Internacional Anticomunista.

El hecho de que consiga la Iglesia Católica Cubana, primero, que desfilen Las damas de Blanco, sin ser atacadas, no por la chusma solamente como dicen por ahí, sino por agentes de los cuerpos represivos del gobierno junto con la chusma, y segundo, la excarcelación de algunos presos políticos, que debemos estar claros, no hay razón para que los haya, no quiere decir que termine en Cuba el hambre, la miseria, la persecución por razones políticas, el sufrimiento y el dolor de un pueblo entero, significan estas negociaciones más tiempo de vida para el gobierno y prolongar la agonía del cubano.
Son positivas las negociaciones entre el gobierno cubano y la Iglesia Católica Cubana?, es cuestionable, y eso las hace criticables , no porque el gobierno cubano haya decidido al cabo de cincuenta y un años en el poder legitimar el papel de la Iglesia como mediadora en el conflicto, reconociendo al fin su existencia luego de haberla ignorado por tanto tiempo debemos quedarnos conformes.
Hace mucho que la Iglesia Católica Cubana debió haber ocupado su lugar y exigir su espacio para ponerse al lado del pueblo, pero prefirió mantenerse al márgen plegandose a las exigencias del régimen comunista imperante, con tal de permanecer, dandonos así una lección de oportunismo , viendo las atrocidades y callandolas.
No podemos conformarnos con estas limosnas, exigimos la liberación incondicional de todos los presos políticos en cuba y la libertad total del pueblo cubano, sin mediaciones, que sea el soberano el que ejerza el poder.
No debemos permitir que la misión conciliadora que hoy lleva a cabo la Iglesia Católica Cubana se convierta en el mañana en la comisión de un delito de prevaricación y cohecho, porque puede hacerla cómplice de la barbarie comunista ocurrida en Cuba. Por mucha autoridad que tenga la Iglesia no puede asumir el papel de entidad protectora de criminales, ni convertirse en santuario para ellos.
Más de ciento cincuenta mil muertos y desaparecidos en Cuba, de ellos setenta y tres mil documentados con nombres y apellidos nos hacen responsables directos de una actitud firme y patriótica que no reconocerá bajo ningún concepto que la Iglesia Católica u otra institución en Cuba o en el mundo trate de pasar por alto más de medio siglo de dolor.
La Convención Internacional Anticomunista advierte desde ahora y para el futuro que comulgar con asesinos comunistas convictos y confesos no será la solución más inteligente, mas viable ni la más correcta. Los autores y ejecutores de la barbarie comunista en Cuba no merecen el respeto ni el respaldo de la Iglesia Católica, por lo tanto la libertad de Cuba no puede pasar por el perdón o conciliación de ningúna iglesia por mucha autoridad que ostente, así como ningún gobierno del mundo.
A los responsables directos del holocausto provocado al pueblo cubano les queda solo una opción: Responder por sus crimenes, y a cualquier institución religiosa la única autoridad que pudiera otorgarseles es la de confesar a estos criminales antes de cumplir su sentencia.

Firmado:
Grupo Central Coordinador de La Convención Internacional Anticomunista.
Miami, 23 de mayo del 2010.

No hay comentarios: