domingo, 11 de abril de 2010

Manifiesto Anticomunista. Papa PIO XI . Fragmento.

Encíclica Divini Redemptoris sobre el comunismo (1937)



9- En sustancia, la doctrina que el comunismo oculta bajo apariencias a veces tan seductoras, se funda hoy sobre los principios del materialismo dialectico e histórico proclamados antes por Marx, y cuya única genuina interpretación pretenden poseer los teorizantes del bolchevismo. Esta doctrina enseña que no existe más que una sola realidad, la materia con sus fuerzas ciegas, la cual por evolución, llega a ser planta, animal, hombre. La misma sociedad humana no es más que una apariencia y una forma de la materia que evoluciona del modo dicho, y que por ineluctable necesidad tiende, en un perpetuo conflicto de fuerzas, hacia la síntesis final: una sociedad sin clases. es evidente que en semejante doctrina no hay lugar para la idea de Dios, no existe diferencia entre espíritu y materia, ni entre cuerpo y alma; ni sobrevive el alama a la muerte, ni por consiguiente puede haber esperanza alguna en una vida futura, insistiendo en el aspecto dialectico de su materialismo, los comunistas sostienen que los hombres pueden acelerar el conflicto que ha de conducir al mundo a la síntesis final. De ahí sus esfuerzos para hacer más agudos los antagonismos que surgen entre las diversas clases de la sociedad; la lucha de clases, con sus odios y destrucciones, toma el aspecto de una cruzada por el progreso de la humanidad. En cambio, todas las fuerzas, sean las que fueren que resistan a esas violaciones sistemáticas, deben ser aniquiladas como enemigos del ser humano.



10- El comunismo además despoja al hombre de su libertad, principio espiritual de su conducta moral, quita toda dignidad a la persona humana y todo freno moral contra el asalto de los estímulos ciegos. No reconoce al individuo, frente a la colectividad, ningún derecho natural de la persona humana, por ser esta en la teoría comunista simple rueda del engranaje del sistema. En las relaciones de los hombres entre si sostiene el principio de la absoluta igualdad, rechazando toda jerarquía y autoridad establecida por Dios, incluso la de los padres; todo eso que los hombres llaman autoridad y subordinación se deriva de la colectividad como de su primera y única fuente. Ni concede a los individuos derecho alguno de propiedad sobre los bienes naturales y sobre los medios de producción, porque, siendo ellos fuente de otros bienes, su posesión conducirá al predominio de un hombre sobre los demás. Por esto precisamente, por ser fuente originaria de toda esclavitud económica, deberá ser destruido radicalmente este.



11- Naturalmente esta doctrina, al negar a la vida humana todo carácter sagrado y espiritual, hace del matrimonio y de la familia una institución puramente artificial y civil, o sea fruto de un determinado sistema económico; niega la existencia de un vinculo matrimonial de naturaleza jurídico-moral que esté por encima del arbitrio de los individuos y de la colectividad, y por consiguiente niega también su indisolubilidad. En partículas, no existe para el comunismo nada que niegue a la mujer con la familia y la casa. Al proclamar el principio de la emancipación de la mujer, la separa de la vida domestica y del cuidado de los hijos para arrastrarla a la vida pública y a la producción colectiva de la misma medida que al hombre, dejando a la colectividad el cuidado del hogar y de la prole. Niega, finalmente, a los padres del derecho a la educación, porque este es considerado un derecho exclusivo de la comunidad, y solo en su nombre y por mandato suyo lo pueden ejercer los padres.



12-¿Que sería, pues, la sociedad humana, basada sobre tales fundamentos materialistas? El comunismo reconoce a la colectividad el derecho, o más bien, el arbitrio ilimitado de obligar a los individuos al trabajo colectivo, sin atender a su bienestar particular, aun contra su voluntad y hasta con la violencia.



13- Cuando todos hayan adquirido las cualidades colectivas, en aquella condición utópica de una sociedad sin ninguna diferencia de clases, el estado político que ahora se concibe en un solo instrumento de dominación capitalista sobre el proletariado, perderá toda su razón de ser y se disolverá, pero hasta que no se realice esta feliz condición, el estado y el poder estatal es para el comunismo el medio más eficaz y universal para conseguir su fin.



14- He aquí venerables hermanos, el nuevo presunto Evangelio, que el comunismo bolchevique y ateo anuncia a la humanidad, como mensaje de salud y redención! Un sistema, lleno de errores y sofismas, que contradice a la razón y a la revelación divina, subversivo del orden social, porque equivale a la destrucción de sus bases fundamentales, desconocedora del verdadero origen de la naturaleza y del fin del Estado, negadora de los derechos de la persona humana, de su dignidad y libertad.

Papa Pio XI.



! NO AL COMUNISMO! si tienes libros comunistas quémalos !ahora! porque no sirven para nada

------------------------------------------------------------------------------------

Jesús el Cristo dijo: Porque a los Pobres siempre los tendréis con vosotros, más a mí no siempre me tendréis. Juan 12:8



¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨

Usted no puede ayudar a los hombres realizando por ellos permanentemente lo que ellos pueden y deben hacer por sí mismos.

No hay comentarios: