lunes, 8 de marzo de 2010

Guillermo Fariñas, hombre y decoro.

En la vida hay hombres sin decoro, pero hay otros que llevan en si el decoro de muchos hombres. Y aunque nadie escuche, y el mundo se acostumbre a ver morir a un ser humano en huelga de hambre porque es la última opción que le han dejado para reclamar lo que cree justo para si y para los suyos, llegará el día en que ese mundo que no escuchó el clamor de libertad del pueblo cubano, hecho por sus hijos más humildes, tendrá que reconocer la barbarie del sistema comunista a su paso por Cuba. Y servirá este ejemplo para desterrar de la faz de la tierra de manera definitiva este sistema asesino, que engañando a los pueblos y prometiéndoles una vida mejor los subyuga y pisotea de manera atroz.

No hay comentarios: